NEXU
¿Qué son las tarjetas revolving y por qué han acabado en el Tribunal Supremo?

¿Qué son las tarjetas revolving y por qué han acabado en el Tribunal Supremo?

20 mayo, 2020 | Categoría: | Almudena Galán

En los últimos meses, además del coronavirus, también se ha oído hablar mucho de las tarjetas revolving, también conocidas como tarjetas WiZink (aunque no son las únicas). Estas tarjetas de plástico ofrecen a los usuarios una gran línea de crédito con una letra muy pequeña. El caso ha acabado en el Tribunal Supremo, que ha declarado nulo por usura un contrato de tarjeta revolving con un tipo de interés del 27%. De esta forma, se ha abierto la posibilidad de que los titulares de estas tarjetas pudieran recuperar los intereses pagados. Veamos cómo funcionan las tarjetas revolving, el problema de sus intereses abusivos y lo que indica la Ley de Usura, así como el Tribunal Supremo.

¿Qué son las tarjetas revolving?

Las tarjetas revolving son un tipo de producto financiero que funciona como una combinación de tarjeta de crédito tradicional y un préstamo personal de una entidad bancaria. Estas tarjetas permiten a los usuarios obtener una línea de crédito a devolver a plazos mediante cuotas periódicas, que se pueden cambiar en función de las condiciones de cada entidad.

Suena interesante, ¿verdad? El problema está en la letra pequeña del contrato. Y es que el cliente puede acabar generando una deuda perpetua, creándose un efecto bola de nieve (algo similar a lo que ocurre con los préstamos y los créditos al uso, si el cliente no es responsable).

¿Cómo funcionan las tarjetas revolving?

¿Pero por qué estas tarjetas son una mezcla entre tarjeta de crédito y préstamo personal? Las tarjetas revolving tienen un funcionamiento muy similar al de las tarjetas de crédito de toda la vida, pero todas las compras o retiradas de efectivo que se realicen con ellas quedan aplazadas automáticamente, generando intereses. No obstante, en lugar de pagar la cantidad a devolver y los intereses en un número de cuotas mensuales establecido, como sucede con los préstamos personales, con estas tarjetas el cliente escoge cuánto quiere pagar cada mes.

Es decir, el usuario de la tarjeta puede elegir qué porcentaje del crédito quiere devolver cada mes o pagar una cantidad fija mensual. Todo esto depende de las condiciones cada tarjeta y la entidad, ya que se establecen máximos y mínimos.

El problema de las tarjetas revolving es que el interés medio que grava la deuda puede llegar a superar el 27% (entre el 22% y el 29% TAE), que es más del triple de los intereses de un préstamo personal habitual (el precio medio de los préstamos para particulares en enero era del 8,42% TAE). Por lo tanto, estas tarjetas ofrecen uno de los créditos al consumo más caros del mercado financiero.

El caso de las tarjetas revolving llega al Tribunal Supremo
Todo el tema es muy truculento, pero conviene no aliviar la ansiedad mordiendo las tartas de crédito.

La letra pequeña de las tarjetas revolving

No todo el mundo se toma la molestia de leer la aburrida letra pequeña de los contratos. Y eso es un terrible error. Además de un sistema característico de devolución de deuda y los intereses desproporcionados, estas tarjetas presentan otro peligro: el crédito que ofrecen cambia cada mes. En otras palabras, al mismo tiempo que disminuye la deuda con las cuotas pagadas, la cantidad a pagar aumenta con las comisiones, intereses y nuevos gastos. Esto implica que es muy fácil endeudarse y muy difícil liquidar la deuda, que puede llegar a ser vitalicia.

La desventaja de elegir una cuota mensual muy pequeña es que seguramente la cantidad pagada no sea suficiente para cubrir la deuda y los intereses. Por eso la deuda sigue aumentando de un mes a otro.

¿Qué dice el Tribunal Supremo en su sentencia?

El pasado 4 de marzo el Tribunal Supremo dictó la sentencia STS 600/2020, declarando nulo el tipo de interés de un crédito de una tarjeta revolving por «usurario». En concreto, la resolución judicial hacía referencia a una tarjeta revolving del banco online WiZink, cuyos intereses llegaron a superar el 27% anual. Según esta sentencia, los jueces consideran objeto de usura las condiciones de estas tarjetas, ya que utilizan un tipo de interés superior recomendado por el Banco de España: alrededor del 20%, interés que también es elevado en opinión de los jueces.

El Tribunal Supremo resalta tres peligros asociados con estas tarjetas. Por un lado, las características de este producto, con un crédito que se actualiza constantemente, puede llegar a convertir a sus usuarios en un «deudor cautivo» (véase el punto 8 del quinto fundamento de derecho de la sentencia). Por otro lado, los usuarios habituales de este tipo de producto financiero, que suelen ser clientes que «no pueden acceder a otros créditos menos gravosos». Y, por último, también hace referencia a la falta de transparencia del contrato.

La Ley de la Usura de 1908 deja claro en su artículo 1 que «será nulo cualquier contrato de préstamo con un interés interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquél leonino, habiendo motivos para estimar que ha sido aceptado por el prestatario a causa de su situación angustiosa, de su inexperiencia o de lo limitado de sus facultades mentales».

¿Qué tiene que ver esta sentencia con los créditos y los préstamos tradicionales?

Aunque el Tribunal Supremo no se ha pronunciado en esta sentencia acerca de los créditos y préstamos concedidos por instituciones no bancarias, también pueden encuadrarse dentro de este tipo de productos financieros abusivos. El problema es que no hay un criterio único para considerar abusivo un crédito o un préstamo. En todo caso, un juez podrá considerar abusivo un préstamo si el tipo de interés general supera el 20%, por lo que podrá declararlo nulo e inválido. Además, también hay que tener en cuenta el público objetivo de cada servicio de préstamo, pues el juez puede considerar que se trata de usuarios necesitados de una mayor protección.

¿Qué dicen los bancos?

Los bancos suelen justificar los elevados intereses de este tipo de productos por el alto riesgo de impagos. No obstante, el Tribunal Supremo da un tirón de orejas a estas entidades en la sentencia (otro más), indicando que sus servicios deben de ser responsables y acordes a las condiciones éticas de los créditos.

Con respecto a esto, la sentencia señala que «la concesión irresponsable de préstamos al consumo a tipos de interés muy superiores a los normales, que facilita el sobreendeudamiento de los consumidores no puede ser objeto de protección por el ordenamiento jurídico. Por tanto, la justificación de esa importante diferencia entre el tipo medio aplicado a las tarjetas de crédito y revolving no puede fundarse en esta circunstancia».

¿Qué puedo hacer si tenía una tarjeta revolving?

Esta sentencia abre la veda para que los usuarios de este tipo de tarjetas puedan reclamar las cantidades abonadas de más. También supone el límite del tipo de interés que pueden aplicar las entidades bancarias y otras instituciones financieras en este tipo de productos, pero no implica que este tipo de negocios desaparezca .

Según el artículo 3 de la centenaria ley, si un contrato se anula por usura, el prestatario solo tendrá que entregar la suma recibida. En el caso de que hubiera satisfecho parte de aquella y los intereses vencidos, «el prestamista devolverá al prestatario lo que, tomando en cuenta el total de lo percibido, exceda del capital prestado». Como siempre, lo más recomendable es solicitar asesoramiento legal profesional. No obstante, puedes comenzar por ponerte en contacto con tu banco, portarte como un señor o señora y pedir la devolución de las cantidades que te correspondan. Con un poco de educación se llega a cualquier parte.

¿Te ha parecido interesante? Comparte este artículo en tus redes sociales:

Síguenos

Últimos posts

Calcula tu crédito online

¿Cuánto dinero necesitas?

50€

300€

¿En cuántos días quieres
devolverlo?

días

1

30

Importe solicitado

300

Intereses

52

Total a devolver

352

Fecha de devolución

xx/xx/xxxx