La película de la semana: La princesa prometida

La película de la semana: La princesa prometida

La película de la semana: La princesa prometida

10 julio, 2020 Categoría: Cine-Cultura Autor: 

“Desde la invención del beso ha habido cinco besos que han sido calificados como los más apasionados, los más puros. Este los superó a todos”. Si hemos visto La princesa prometida, es imposible que no se nos erice el vello recordando esta escena. Porque el amor verdadero existe, aunque solo sea en los cuentos de hadas. Hoy viajamos hasta los años 80, la edad dorada del cine, para recordar una de las películas más maravillosas de la historia.

El amor verdadero… a los bocadillos de cordero

Piratas. Aventuras. Gigantes. Fantasía. Eruditos. Brujos. Espadachines. Magia. Príncipes y princesas. Amor verdadero. La princesa prometida reúne todos estos ingredientes, los mezcla con auténtica maestría y nos ofrece un producto redondo, casi perfecto.

De hecho, es también una fantástica adaptación del libro original. Tal vez algo tuvo que ver que el autor, William Goldman, es el mismo que escribió el guión. Sin embargo, amas historias son ligeramente diferentes. El libro está rodeado de más misticismo y, por supuesto, incluye más pasajes… incluso un pequeño párrafo al final que lo podría cambiar todo, pero no diremos más.

Todo comienza con un choque de generaciones, con un niño enfermo loco por los videojuegos y un abuelo (el eterno Colombo) apasionado de la lectura que se empeña en leerle un cuento. Aquellos que vieron la película de pequeños se podían identificar sin reservas con ese niño que no quería saber nada de cuentos de hadas y mucho menos de besos. Pero, poco a poco, se va dejando cautivar por la magia de las palabras.

Es a través de sus ojos que nos sumergimos en la historia. Y quizá esta es tan buena excusa como cualquier otra para justificar los decorados deliberadamente falsos de cartón piedra, las inverosimilitudes y los muñecos que dan vida a las criaturas. Al final, lo que estamos viendo es la representación de la imaginación de un niño.

Hay que dejarse llevar, porque una de las grandezas de esta película es que no se toma en serio a sí misma. A través de humor cómplice e inteligente nos presenta una trama en que oscila entre el género de capa de espada y la parodia. Y todo ello rindiendo un hermoso homenaje a sus antecesoras.

El beso que los superó a todos

En esta película todo gira en torno al amor verdadero. Ese amor que siempre perdura por encima de todo, más allá de males, las más terribles desgracias y las aventuras.

Es el amor lo que mueve a todos los personajes. Gracias al amor Westley se vuelve fuerte y agudiza su ingenio, e incluso llega a vencer al más terrible de los piratas para volver junto a su amada. Ese amor es el que hace que niño que detesta los besos se desviva para que Buttercup no se case con Humperdinck. El mismo amor que mueve a Íñigo Montoya en su camino a la venganza, y la ternura que demuestra el enorme Fezzik en cada una de sus escenas. E incluso el amor que siente Vizzini por la sabiduría y el que siente Humperdinck hacia sí mismo.

Pero son sus insuperables personajes carismáticos los que nos lo cuentan a través de sus acciones. No hay ni uno que sobre, ni uno que no ejecute a la perfección su papel. Cary Elwes, Robin Wright, Mandy Patinkin, André el Gigante… todos ellos componen un reparto de lujo para una de las películas de culto más queridas por el público. Y se lo ha ganado a pulso, puesto que no aspira a nada más que entretener y a contarnos una historia para llenarnos el corazón de amor y la cabeza de aventuras.

Además, en La princesa prometida hay otro personaje más oculto entre las escenas: la fantástica banda sonora compuesta por Mark Knopfler. Y es que la sencillez de sus melodías consigue transmitir intacta la magia de los cuentos de hadas.

¡Inconcebible!

La princesa prometida está llena de frases ingeniosas que forman parte de la historia popular. “Como desees” o “¡Inconcebible” son dos de ellas. Pero la frase que más querida por el público es sin duda la que pronuncia Íñigo Montoya mientras se enfrenta al hombre de seis dedos: “Hola, me llamo Íñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate para morir”.

Así, el experto espadachín español, conseguía vengar a su difunto padre. Pero la profundidad de esta escena va incluso más allá. Mandy Patinkin, el actor que da vida a Íñigo Montoya, declaró en una entrevista que personalizó en el hombre de seis dedos el cáncer que se había llevado a su padre. Y así, de alguna manera, consiguió cerrar un círculo y vengar a su padre también en la vida real.

El mismo actor también protagoniza otra de las escenas más míticas de la película: el duelo de espada contra el temible pirata Roberts. Sus coreografías realistas, sus magníficos diálogos y sus recursos originales la llevaron a convertirse en uno de los mejores duelos de espada del mundo del cine. Simplemente, insuperable.

Es curioso que en una de las escenas le preguntan a Wesley por qué lleva máscara. Y él contesta: “Oh no, es que resulta muy cómodo, todo el mundo la llevará en el futuro”. Bueno, las mascarillas cómodas no son, pero parece que William Goldman intuyó algo de lo que pasaría en este catastrófico 2020.

Y, por fin, llegamos a ese beso. El beso perfecto que nos hace soñar con que, tal vez, el amor verdadero no es solo un cuento de hadas.

¿Te ha parecido interesante? Comparte este artículo en tus redes sociales:

Síguenos

Últimos posts

Calcula tu crédito online

¿Cuánto dinero necesitas?

50€

300€

¿En cuántos días quieres
devolverlo?

días

1

30

Importe solicitado

300

Intereses*

52

Total a devolver

352

Fecha de devolución

xx/xx/xxxx

* Por ejemplo, un crédito de 100€ a devolver en 15 días genera unos intereses de 17€ (TIN ~426%)