La película de la semana: Forrest Gump

La película de la semana: Forrest Gump

La película de la semana: Forrest Gump

19 junio, 2020 Categoría: Autor: Almudena Galán

«La vida es como una caja de bombones: nunca sabes lo que te va a tocar». La sabiduría de la mamá de Forrest Gump ha llegado a nosotros a través de un puñado de frases míticas que son parte de la historia del cine y también de la cultura popular.

Un reparto de lujo, escenas míticas, paisajes inolvidables, una magnífica banda sonora, personajes profundos llenos de claroscuros, una extraordinaria dirección… Si Forrest Gump no es la mejor película de los años 90, poco la falta. Hoy en día es una película de culto, un icono y una historia muy bonita que no ha envejecido ni un poquito en los 26 años desde su estreno.

¡Corre, Forrest! ¡Corre!

Es difícil describir con palabras la grandeza de una película como Forrest Gump. Forrest es un muchacho de Alabama con un ligero retraso que demuestra tener un talento extraordinario para los deportes y un enorme corazón. Su visión del mundo es inocente, entrañable y simple.

Junto a él emprendemos un nostálgico viaje desde la América de los años 50 hasta la década de los 80. Así, vemos el mundo a través de sus ojos cándidos e ingenuos y somos testigos de hechos históricos, como la Guerra de Vietnam, el movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos o la muerte de John Lennon.

A medio camino entre el drama, la comedia y la ficción histórica, esta cinta está basada en el libro homónimo de Winston Groom. Pocas veces podemos decir eso de que una película es mejor que el libro en la que está inspirada. Este podría ser uno de esos casos. Y es que la novela nos plantea un retrato más ácido y crudo de la historia. Sus personajes son menos arquetípicos, la madre es más rancia que el tocino, Jenny es la típica animadora americana y Forrest incluso llega a viajar al espacio y vive una peripecia disparatada con la actriz Raquel Welch.

De hecho, en la película solo se adaptan una decena de capítulos antes de tirar por otros derroteros, lo que fue todo un acierto del guionista, Eric Roth (no por nada se llevó un señor Óscar a casa). La cosa es que hay tantas diferencias entre la película y la obra original que el escritor decidió sacar una secuela, Gump & Co. Aquí, además de narrar las aventuras de padre soltero de Forrest, Groom se dedicaba a criticar la película y hasta se metía con Tom Hanks. Todo muy esperpéntico y digno de telenovela.

Me llamo Forrest, Forrest Gump

Una de las cosas más bonitas de Forrest Gump es la simbología que impregna la cinta. La pluma con la que empieza y termina la película, las zapatillas deportivas, la discapacidad mental frente a su hijo superdotado, la caja de bombones, la música, los colores… Todo en esta película transpira magia mundana y una cercanía entrañable.

Y ello en parte se debe al gran equipo que hay detrás. Robert Zemeckis hace un brillante trabajo de dirección acompañado por un reparto magnífico, empezando por un siempre grandioso Tom Hanks. Pero también están igualmente soberbios Sally Field, Robing Wright, Gary Sinise y Mykelti Williamson.

A esto se unen unos efectos especiales increíbles para la época. De esta forma, los creadores del film consiguen meter a Forrest Gump en clips épicos de la historia americana e incluso haciendo que se codee con el presidente John F. Kennedy en la Casa Blanca (al que le confiesa que tiene que hacer pis en una escena legendaria) o con Lyndon B. Johnson (al que le enseña el «pompis» delante de las cámaras).

Pero Forrest Gump no sería Forrest Gump sin la exquisita banda sonora compuesta por Alan Silvestri y la música, temas míticos que pintan con hermosos colores invisibles la preciosa historia de Forrest Gump. Cada época queda magníficamente representada por unas melodías inolvidables y emotivas, comenzando por la extraordinaria ‘Forrest Gump Theme’. Sin duda, una de las mejores bandas sonoras de la historia del cine.

Yo no sé mucho de casi nada

Tal vez la película nos plantea una versión demasiado edulcorada y optimista de la vida y de la historia americana. Sin embargo, la amalgama entre ingenuidad e ironía funciona a las mil maravillas y nos lanza un mensaje claro: ser distinto a los demás no te hace peor, simplemente diferente. Tal y como reflexionábamos con la cuestión del género en la película de Disney Mulán.

Además, todo está tan bien engrasado que ni los estadounidenses se ponen de acuerdo en si se trata de una película políticamente conservadora o progresista. Y eso solo dice cosas buenas de la peli. De hecho, la cinta mola tanto que tiene su propia cadena de restaurantes, Bubba Gump Shrimp Co. ¡Sus gambas rebozadas no son de este mundo!

¿Todos tenemos un destino o estamos flotando casualmente como en una brisa? Tal vez nunca lo sepamos, pero Forrest, al igual que Gandalf en El Señor de los Anillos, también nos invita a vivir la vida haciendo grandes cosas con el tiempo que se nos ha dado. Aunque sean tan sencillas como ponerle el nombre de una chica a un barco, contemplar el atardecer, comprar un sombrero lleno de florecitas o echar a correr sin rumbo, así, sin más.

Tonto es el que hace tonterías

La madre de Forrest nos enseñó que tonto es el que hace tonterías. Y ahora que el estado de alarma decretado por la crisis del coronavirus por fin termina este domingo, es buena idea tener esta perla de sabiduría en mente. El virus no se ha ido, sigue aquí, no es momento de hacer tonterías. Nos despedimos de la desescalada de momento, pero todavía cabe la posibilidad de que tengamos que volver al confinamiento.

Actuemos con responsabilidad, usemos mascarilla y pensemos un poquito en los demás. Al fin y al cabo, Forrest nos enseña que no merece la pena desanimarse ante la adversidad, y que el secreto de la vida tiene más misterio que ser felices y hacer felices a los demás por encima de todo. Sí, este virus lo paramos unidos y, como decía Jack Shephard en Lost (Perdidos), «si no podemos vivir juntos, vamos a morir solos».

¿Te ha parecido interesante? Comparte este artículo en tus redes sociales:

Síguenos

Últimos posts

Calcula tu crédito online

¿Cuánto dinero necesitas?

50€

300€

¿En cuántos días quieres
devolverlo?

días

1

30

Importe solicitado

300

Intereses

52

Total a devolver

352

Fecha de devolución

xx/xx/xxxx

352.00