La película de la semana: Spider-Man

La película de la semana: Spider-Man

La película de la semana: Spider-Man

31 julio, 2020 Categoría: Cine-Cultura Autor: Almudena Galán

El 1 de agosto se celebra en todo el mundo el Día de Spider-Man para conmemorar las hazañas de nuestro amigo y vecino arácnido. Este superhéroe hizo su primera aparición en los cómics el 10 de agosto de 1962, pero sus seguidores decidieron trasladar los festejos al primer día del mes. En NEXU nos anticipamos al Día de Spider-Man haciendo un repaso por las últimas adaptaciones al cine de uno de los superhéroes más carismáticos de Marvel.

Spider-Man llega a la gran pantalla

Aunque ya se habían rodado un par de películas sobre este superhéroe arácnido protagonizadas por Nicholas Hammond, Spider-Man se comió con patatas las pantallas de cine por primera vez en 2002. Por entonces, Sam Raimi dirigió tres películas protagonizadas por Tobey Maguire.

La primera saga estaba llena de altibajos (y alguna que otra referencia al 11-S, después de tener que cambiar alguna escena tras la reciente tragedia), aunque la primera entrega triunfó merecidamente en la taquilla. Aquí, una pelirroja Kirsten Dunst nos presentaba una Mary Jane a medio camino entre MJ y Gwen Stacy que no acabó de cuajar, pero protagonizó uno de los besos más míticos del mundo del cine, ese beso bajo la lluvia que ya se ha convertido en una escena cinematográfica icónica.

Tras enfrentarse al Duende Verde (dicen las malas lenguas que Willem Dafoe no tuvo muchas consideraciones con Tobey Maguire a la hora de zurrarse y hubo algún problemilla que otro), nuestro superhéroe preferido volvía a la carga para enfrentarse al Doctor Octopus. No fue una maravilla, pero la tercera entrega de la saga hizo buena a la segunda.

En la tercera película Spider-Man se enfrentaba al segundo Duende Verde, al Hombre de Arena y a Venom. Sin embargo, vestirse de negro no le sentó demasiado bien a Peter Parker. Aquí terminaron los años de gloria de Tobey Maguire, que decidió dedicarse a proyectos propios y más pequeños después de su gran papel como el trepamuros más querido de los cómics.

El Spider-Man más dulce

La saga volvió a sus inicios en 2012 bajo la dirección de Marc Webb con Andrew Garfield como Peter Parker en The Amazing Spider-Man. Esta versión, más sentimental y algo menos ligera que la anterior, es más introspectiva y madura.

Aquí Gwen Stacy sí que es Gwen Stacy, encarnada por Emma Stone, esa actriz que estuvo tan de moda hace un par de años y que convertía en oro todo lo que tocaba. En oro y en un producto personal, pues, aunque es una de las mejores actrices de su generación, sus interpretaciones casi siempre se caracterizan por un toque cándido y torpe que da lugar al alivio cómico. Además, estaban acompañados por una siempre brillante Sally Field (la inmortal mamá de Forrest Gump) en el papel de tía May.

Sus andanzas dieron para dos películas. En la primera fue todo un placer reencontrarse con los orígenes del superhéroe en una versión tan divertida y fiel de las andanzas del trepamuros, pero la segunda se la podrían haber ahorrado. La versión de Electro de Jamie Foxx se hacía muy pesada y, en general, la trama fue bastante desafortunada. Una pena, porque hubiera sido muy interesante ver el desarrollo de Felicity Jones como una nueva Gata Negra.

El toque de Disney

Y Spider-Man llegó a Disney y todo cambió. Tom Holland debutó (y arrasó) como Spider-Man en Capitán América: Civil War. El torbellino del Universo cinematográfico de Marvel ha trastocado hasta la manera de entender (¡y hacer!) el cine con un producto redondo y casi perfecto que nos ha ido dando a pequeños y exquisitos gajos. Y siempre dejándonos con ganas de más.

Tom Holland ha protagonizado de momento dos películas (la tercera empezará a rodarse en breve): Spider-Man: Homecoming y Spider-Man: Lejos de casa. Sin embargo, ha aparecido en otras cinco películas del MCU, incluyendo la (casi) insuperable Avengers: Endgame.

En esta versión, Peter Parker tiene la edad que tenía en los cómics y es un friki de libro, un chico locuelo con el que muchos de sus seguidores pueden identificarse fácilmente. Por alguna razón, la tía May pasó a rejuvenecer un montón de años en la piel de Marisa Tomei, y Mary Jane… Mary Jane es Zendaya haciendo de Zendaya. Lo más curioso es que J. K. Simmons volvía a bordar el papel de J. Jonah Jameson, un papel que ya había interpretado en la saga de Raimi.

Ambas películas son muy divertidas (la primera mucho más que la segunda), aunque pecan de un exceso de Iron Man. De hecho, en el cartel original de Homecoming (que, por cierto, era el summum del mal gusto) Tony Stark tiene más protagonismo que el propio Peter Parker.

Aún así, se agradece que se ahorraran volver por tercera ver a los inicios del héroe y que nos ofrecieran un producto tan fresco que conecta a la perfección con el espectador medio. Además, el sello de Marvel siempre es garantía de producto de calidad y puro espectáculo. La casi separación con Sony estuvo a punto de causar estragos entre el fandom pero, afortunadamente, tendremos aventuras de nuestro amigo y vecino Spider-Man para rato.

Un nuevo universo

La historia de Spider-Man siempre se ha caracterizado por coquetear con universos paralelos y el excelente tratamiento de las realidades alternativas (el profesor Hugh Everett estaría orgulloso). Spider-Man: Un nuevo universo sorprendió a los seguidores del arácnido de todo el mundo con un producto sólido, una animación impoluta y una historia interesante y muy original.

Pero, sobre todo, esta loquísima película de dibujos es tremendamente divertida. Y encima la animación es sobresaliente, manteniendo un estilo estético completamente diferente para cada versión de Spider-Man.

Además, la trama no deja ni un segundo para respirar, algo muy de agradecer, ya que el cine de los últimos años tiende a tener metraje de más y relleno a saco. Por si fuera poco, actores de la talla de Nicolas Cage, Mahershala Ali y Chris Pine participaron como actores de voz (incluyendo el necesario cameo de Stan Lee, por supuesto).

Bob Persichetti, Peter Ramsey y Rodney Rothman consiguieron desmarcarse de las películas de los superhéroes con esta aventura alternativa. Y, casi sin quererlo, demostraron que este género no está cortado con molde.

Un poco de nostalgia

Pero, aparte de todas estas adaptaciones al cine (algunas de ellas maravillosas y divertidísimas), los seguidores de Spider-Man siempre mantendrán un huequecito especial en sus corazones para la serie de animación de 1994.

El Peter Parker de esta serie era socarrón, alegre y sarcástico, exactamente igual al de los cómics. Mezclaba sus aventuras con chascarrillos, tortazos, amoríos e investigaciones científicas. Además, la trama trataba temas bastante maduros (cosa rara en una serie de dibujos de los 90) y contó con la aparición de grandes personajes, como la Gata Negra, Daredevil, Iron Man, el Doctor Extraño e incluso el propio Stan Lee (el creador de Spider-Man).

Tuvo cinco fantásticas temporadas, pero fue cancelada cruelmente en pleno viaje espacio-tiempo en busca de la «verdadera» Mary Jane. Ahora descansa en el cementerio de las series injustamente condenadas, junto a Firefly, Roma y Moonlight. Pero en el fondo todos sabemos que Spider-Man encontró a su Mary Jane y fueron felices para siempre. Fin.

¿Te ha parecido interesante? Comparte este artículo en tus redes sociales:

Síguenos

Últimos posts

Calcula tu crédito online

¿Cuánto dinero necesitas?

50€

300€

¿En cuántos días quieres
devolverlo?

días

1

30

Importe solicitado

300

Intereses*

52

Total a devolver

352

Fecha de devolución

xx/xx/xxxx

* Por ejemplo, un crédito de 100€ a devolver en 15 días genera unos intereses de 17€ (TAE ~426%)

352.00