¿Qué está pasando en los mataderos con el coronavirus?

¿Qué está pasando en los mataderos con el coronavirus?

¿Qué está pasando en los mataderos con el coronavirus?

25 junio, 2020 Categoría: Autor: Almudena Galán

En los últimos días no dejamos de escuchar casos de rebrotes de coronavirus en los mataderos de toda Europa. También entre los temporeros se ha producido un aumento significativo de casos. ¿Qué pasa en los mataderos y por qué se contagian tantos trabajadores?

¿Por qué el coronavirus causa estragos en los mataderos y entre los temporeros?

El brote de coronavirus registrado en el matadero de Gütersloh ha dejado ya más de 1.300 contagiados, lo que ha conllevado que Alemania vuelva a confinar ese distrito. Pero no ha sido ni el primer ni el último matadero en registrar un repunte. Otros dos mataderos alemanes e industrias cárnicas en Canadá, Brasil, Reino Unido, Irlanda, Brasil, Austria, Estados Unidos y España, entre otros países, también han comunicado rebrotes. Los casos españoles se localizan en Binéfar (Huesca), en Lérida y ahora en Rafelbuñol (Valencia).

Sin embargo, los mataderos no son los únicos establecimientos laborales propensos a ser origen de brotes de coronavirus. En las empresas de temporeros también se ha registrado una cantidad importante de casos. Algunos de ellos se han producido en Totana (Murcia) y en la zona este de Aragón, donde tres comarcas han retrocedido a la fase 2 de la desescalada tras dos días de nueva normalidad.

¿Pero a qué se deben estos repuntes? Los expertos señalan varias razones que favorecen la proliferación de contagios entre estos trabajadores, como la falta de distancia de seguridad.

Mataderos: Al coronavirus le gusta el frío

El principal motivo de los brotes en los mataderos se debe al frío. Las bajas temperaturas favorecen la transmisión del virus. Además, en estas instalaciones hay mucha humedad y se producen cambios de temperatura. Esto produce una especie de niebla o vaho, un vehículo que el virus de la COVID-19 puede utilizar para permanecer durante más tiempo en el aire.

Por otro lado, el trabajo en cadena durante muchas horas dificulta mantener la distancia de seguridad. Tampoco los intensos ritmos de trabajo facilitan la protección personal.

Asimismo, los altos niveles de ruido de estos centros conllevan que los empleados tengan que elevar la voz e incluso gritar para comunicarse, por lo que la salida de gotitas (las llamadas gotas Flügge) cargadas de virus es más eficaz. Pero, además, una ventilación deficiente puede concentrar estos aerosoles y aumentar la propagación del virus.

La precariedad laboral en este sector y las condiciones de alojamiento de estos trabajadores también complican que se mantenga el distanciamiento social. La mayoría de ellos no dejó de trabajar en ningún momento durante el confinamiento y las bajas laborales son raras entre estos empleados. De hecho, la mayoría afronta con resignación las circunstancias. Uno de ellos, Mohalabid, resume sus circunstancias para ABC con una frase: «Sí, hay coronavirus en el matadero, pero es mejor trabajar que estar en la calle».

Temporeros: Hacinamiento y falta de mascarillas

El problema con los brotes entre los temporeros de la fruta se inclina hacia otros derroteros. Y es que, aunque la faena se realiza al aire libre, este trabajo es un posible foco de contagios a causa de la falta de mascarillas, la ausencia de distancia de seguridad y las condiciones en las que viven los temporeros.

Muchos de los temporeros se ven obligados a cohabitar en viviendas de condiciones cuestionables, aunque este problema también lo sufren algunos de los empleados de los mataderos. El hacinamiento es uno de los factores que más facilita la transmisión del virus.

¿Tiene solución?

Los sanitarios insisten en que para atajar este problema es necesario realizar frecuentemente análisis con PCR. Además, es fundamental poner barreras al virus y a las infecciones: mascarillas, distancia social, lavado de manos, desinfección continua de las zonas comunes y la reducción de aglomeraciones.

¿Me puedo contagiar de coronavirus con la comida?

Según las evidencias científicas que tenemos hasta ahora, el coronavirus no se transmite a través de los alimentos. Como ya explicamos en el caso del posible salmón contaminado del mercado de Pekín, los expertos en transmisión de enfermedades consideran poco probable que se produzca un contagio de COVID-19 con la comida.

Los estudios científicos publicados hasta ahora indican que el coronavirus no puede replicarse fuera del organismo humano. Es decir, la mayoría de los contagios se transmiten de persona a persona.

Como ya señalábamos, a día de hoy, la única vía de transmisión de COVID-19 demostrada científicamente son las gotas Flügge, las que expulsamos al hablar, toser o estornudar. En otras palabras: actualmente no existe ninguna evidencia científica de que el coronavirus pueda contagiarse a través de alimentos.

¿Te ha parecido interesante? Comparte este artículo en tus redes sociales:

Síguenos

Últimos posts

Calcula tu crédito online

¿Cuánto dinero necesitas?

50€

300€

¿En cuántos días quieres
devolverlo?

días

1

30

Importe solicitado

300

Intereses

52

Total a devolver

352

Fecha de devolución

xx/xx/xxxx

352.00